Foro

Please or Registro to create posts and topics.

Steven Seagal, el Aikido, y la antipatía ex profeso, adrede.

Steven Seagal es un actor estado-unidense que emigró al Japón, para empaparse de su cultura. Su lema es:

 

" Cuidado conmigo. "

 

Como diría el ajedrecista granadino Pepe Cuenca, ¡ Cuidading Liren ! Tratar de vencer a Steven Seagal, en un combate cuerpo a cuerpo, se pinta más difícil que sobrevivir a unas Navidades en familia, acompañados por un grupo de Okupas. Es decir: Vista larga, paso corto y mala leche. Una especie de mantra, o credo peculiar, quizá chabacano y hortera, pero que nunca viene mal, a la hora de defendernos.

 

¡ Un Respeto, que soy Guardia Civil !

A la manera del Sargento de Hierro, interpretado por Clint Eastwood.

 

" Estoy aquí, para comunicaros que la vida, tal y como la conocéis, ha terminado. "

 

Otro personaje a tener en cuenta, es Chuck Norris, ¿ Cómo no ? Cuya mirada rezuma ascendencia vasca. Lo que ocurre es que nunca se sabe por dónde saltará la liebre. ¡ Bugs Bunny ! Porque está dispuesto incluso a disfrazarse de damisela, soprano, modelo de pasarela y lo que haga falta. De modo que tienen un dicho popular, en los U. S. A.:

 

" Jesus walked on water, but Chuck Norris walks on Jesus. "

 

Es decir, Jesús de Nazaret caminó sobre las aguas, pero Chuck Norris camina sobre Jesús.

Algo así como rizar el rizo, la cuadratura del círculo, la madre del cordero o la piedra filosofal. Que deducimos, en el fondo, es Ormus o Manná egipcio ( oro, rodio e iridio monoatómicos ). Volviendo a Steven Seagal, es preciso verlo desde un ángulo bromista, para entender al pueblo americano, que cada nuevo día, ha de convivir con esa extremidad del mundo, que es el lejano Oeste.

 

 

Sea como fuere, el Aikido es un arte marcial, parecido a una danza, que involucra al oponente, como autor de su propia caída. Su propio impulso es recogido por el aikidoka, para catapultarlo más lejos, si cabe, esquivando su golpe contundente, y transformando éste, en un asomo de lanzamiento de peso. El Aikido conoce la manera de rodar, por el suelo, sin perjuicio de la cabeza, los hombros, el trasero o el cuello. Así como también, los giros amplios, y el movimiento de caderas, para amparar en ellas, la espalda del enemigo, y volcarlo. Por ende, el Aikido emplea el Bo, o largo palo de madera, para embestir a nuestro adversario, o golpearle, en distintas zonas de su cuerpo. No obstante, siempre es preferible huir, a luchar. El Aikido sirve para cuando te sientes acorralado.

WhatsApp chat