Foro

Por favor, o Registro para crear entradas y debates.

El pánico es como el limón ( a cachos, comérselo y con cáscara ).

El pánico es una alarma social, o si no, individual.

Procede con sigilo, especialmente, en la noche.

También, es agrio, como la agricultura.

Una dedicación al cultivo intensivo, que pasa por el doloroso trance de la poda.

Cada árbol, cada arbusto, ¡ Siente Miedo, ante una nueva tortura !

Pero no dicen nada. Aún así, el reino vegetal es el favorito de la Madre Naturaleza.

Luego por tanto, surge la carnicería, aplicada al cerdo, a la oveja, a la cabra, al gallo, al ganso...

Y el hombre se percata de que él estuvo sometido a ¡ Ciudad, pueblo, cortijo !

Como en la pirámide egipcia, el cortijo está en la cúspide.

Y en su base, la ciudad, con su Memoria.

Por arriba del todo, la intemperie. Una manera de vivir, al filo de lo imposible.

Maneras de vivir, que se nos antojan menos cosmopolitas, y más...

 

¿ Inexistentes ?

 

 

¡ No existo ! Se dice el pastor de ovejas.

¡ Sí existes ! Le recuerdan sus mastines.

¡ No embisto al torero ! Piensa un toro manso retinto, bajo una encina.

¡ No insistas ! Ruega un buitre leonado, ante un polluelo, que le pide una vídeo-consola Play Station, de SONY.

 

Campo a través, van los legionarios, en carrera.

Como campo a través, la cerveza Cruzcampo, o las salchicas Campofrío.

Campo a través, la Romería, hasta Ayamonte, en Huelva.

Campo a través, por la virgen del Rocío.

 

 

Si vives en la República Dominicana, ¿ No existes ?

O cómo es eso...

¡ Pánico !

Ciudad ===> Pueblo ===> Cortijo.

Pánico es lo que uno siente, cuando se convierte en siento uno.

Es decir, uno más, a la intemperie, en el cortijo.

Uno más, que ya, dejó de ser pijo.

Uno más, sin Bénetton ni Lacoste, Burberry's ni Caramelo.

Allí, tan pobre como Charlie, de Roald Dahl, que bebía sopa de cebolla, en una favela, junto a sus cuatro abuelos.

 

El pánico se te quita, cuando asumes que eres mariquita.

El pánico es patente, si te dan calabazas, varias veces.

Pánico, si descubres que el mundo es mucho más grande que tú, aunque te multipliques.

Esclarece, de vez en cuándo, y sé sensato. Profundizar en exceso, podría hacerlo un demente.

 

 

Y no hacemos el ridículo. Hacemos lo que está en nuestras manos.

 

 

 

WhatsApp chat